Buscar en el blog

2 ene. 2018

La carta que quizá alguna vez te mande

J:

Quiero morir. Quiero morir por el simple hecho de que no quiero estar vivo. Quiero nunca haber nacido, quiero dejar de existir.
Hay tantos nombres que me torturan lentamente, en silencio y desde la distancia... pero el tuyo ya no puedo soportarlo. Me hieren, me hieres, con tu maldita indiferencia...Me lo he ganado, me lo he buscado. Es por eso que quiero morir.
Quiero morir porque quiero ser feliz y no puedo. Ser feliz es algo con lo que nunca pude lidiar... nunca entendí eso de "ser feliz", de compartir, de dejarse ser... siempre viví reprimido... reprimiéndome... porque, ¿por qué no?
Y hoy quiero morir...
Juego lentamente a pasar la cuchilla por el brazo, hace cosquillas, amenazante... ella me entiende... un simple empujoncito, un simple impulso y todo habrá comenzado... y terminado, para bien.
Pero no me animo, aún no. Así que simplemente contengo mi rabia, mi tristeza, mi soledad, mi incomprensión en una gran lágrima salada... y la cuchilla sigue jugando con su filo sobre mi piel, "quizá me corte", pienso esperanzado... Quizá lo haga, y quizá muera... pero no me reconforta, no termina de hacerlo. Porque vos vas a seguir con tu maldita vida como si nada, con tu maldita elocuencia, y tu maldita sonrisa falsa de "todo está bien", haciéndome sentir más mierda de lo que ya soy.
Quiero morirme, pero no aún... aún no puedo. Primero voy a destruir todo lo que pueda a mi paso, todo lo que te importe aunque sea un poquito... y voy a verte arder en tu estúpida tristeza ¡Mierda, que voy a disfrutarlo! Y al final... cuando caigas rendido en tu mísera existencia, allí, en ese momento de revelación... en el que te quieras morir pero no lo hagas (porque sos más fuerte que yo, más inteligente... más todo), y lo superes... ¡La puta madre, cuando lo superes..! y yo me de cuenta que en realidad nada de eso me sirvió para nada... Entonces allí, quizá me mate, quizá lo haga...

Te odio tanto...

E.